Algunos viejitos (1)

Este texto lo escribí en enero. Aunque ya fue hace un rato, ahora siento que estoy más cerca de poder ser una de esas personas. Para los que lo leyeron antes y les gustó, se los vuelvo a dejar. Para los que no lo han leído, ese era mi sentir detrás de un escritorio en una oficina de gobierno.

Fue entre el 9 y 10 de enero de este año cuando escribí esto. Ahora que lo releo pienso en la introducción que nos dieron en el IP de la Maestría. Se les olvidó decirnos que el Derecho Internacional Humanitario no existe fuera de las Convenciones. Buee… Disfruten, comenten, desháganlo, o lo que quieran…

… Indignada…

La primera nota que leí ayer al abrir, como de costumbre, la página de noticias de Naciones Unidas hizo que, por primera vez en muchos meses, recordara a uno de esos autores que formaron parte de la bibliografía de casi cualquier politólogo (e internacionalista) durante su vida universitaria.
A continuación el “copy/paste” de los primeros párrafos de la nota:

Major UN agency suspends Gaza relief operations after Israeli strike kills driver

8 January 2009 – A United Nations agency that is a lifeline for 750,000 Palestinian refugees in Gaza suspended food delivery operations today after Israeli strikes killed one of its drivers and injured a second after they had received Israeli clearance on the 13th day of an offensive launched with the stated aim of ending Hamas militant rocket attacks into Israel.
The body of another UN worker killed in a bombing several days ago was found today and UN officials said the suspension would continue until they received adequate assurances from Israel that such incidents will not be repeated.
The UN Relief and Works Agency for Palestine Refugees in the Near East (UNRWA) said the clearly marked convoy carrying a UN flag and picking up supplies at the Erez crossing into Gaza had been coordinated with Israeli liaison officers who gave the green light. A second equally coordinated and marked UN medical convoy on its way to fetch the body of an UNRWA staffer killed in an earlier bombardment came under light arms fire in Gaza City.
“This is heartbreaking… a very, very difficult decision for us to take,” UNRWA Director of Operations in Gaza John Ging told a news conference at UN Headquarters in New York, speaking by video link from Gaza. “The population here are in a dreadful state and really need our help at this point but we have also a responsibility to our staff, and eager as they are, and believe me they are, we cannot fly in the face of the security situation.”
While UNRWA is perfectly prepared for reasonable risks in a conflict zone, “added to those is the fact that we cannot rely on firm commitments given by the Israeli side, carefully coordinated with them, green lights given to move… specifics provided, carefully coordinated throughout, and to have the Israeli forces on the ground firing at and now hitting aid workers.” (…)

Después de leer ese último párrafo, Goldhagen se hizo presente en mi mente. En su obra, los Verdugos Voluntarios de Hiltler (Hitler’s Willing Executioners, 1996) él sostiene la teoría de que el sentimiento antisemita que existía dentro de los alemanes, se había forjado en los siglos previos mismos que ayudaron a la creación de la identidad germana. Por tanto, los “alemanes comunes” habían hecho suyo el sentimiento antisemita, mismo que sólo ellos transformaron en lo que Goldhagen llama “antisemitismo eliminacioncita”. Con esta idea en mente, Goldhagen plantea que el establecimiento de las instituciones y el entorno correcto crean la arena perfecta para que la solución a todos los males de los alemanes comunes fuera eliminar a todo aquel contrario a ellos, aún cuando no fueran hebreos. De este modo pierden la idea original del antisemitismo y comienzan a matar a los no alemanes a diestra y siniestra.

Con lo anterior, no pretendo hacer ninguna comparación de los israelíes con los “alemanes comunes” del siglo pasado. Sin embargo, creo que la idea central del sentimiento de odio forjado por años, que se exacerba cuando existen las condiciones pertinentes, puede hacer que los seres humanos simplemente vean como la solución, eliminar a todo aquel contrario a ellos mismos. Y en este caso, el hecho de disparar contra personal de organismos internacionales, así como a blancos civiles, hace pensar que probablemente, al igual que los verdugos voluntarios de Hitler, los israelíes comunes simplemente quieran terminar con todo ser humano diferente a ellos dentro de ese territorio.

Cuando estaba escribiendo esta nota, durante la noche, un buen amigo (aunque es una persona que sólo he visto una vez en mi vida pero conversamos constantemente) me preguntó el porqué de mi obsesión por “postear” noticias en “facebook”. Le respondí que me gustaba compartir lo que leía a diario.

A esa primera pregunta vino una segunda con cierto recelo: “¿qué opinas de la guerra?”(en ese momento, recordé que en algún momento me dijo que vivió en Israel). A la par de esta pregunta, me envió un “link” a un video que justificaba la parte Israelí de la invasión, a ese video vinieron otros tres con imágenes desgarradoras de niños israelíes heridos por ataques de Hamas. Después de meditarlo un momento, le respondí que la “guerra” en general no tenía sentido. Cualquier tipo de disputa que involucrara el perder vidas humanas se me hacía una aberración. Al mismo tiempo, mi mente regresó a la nota que había leído por la mañana y en ese instante recibí otra respuesta:
“los de Hamas se escudan en los civiles, si hay civiles que tienen que morir y niños que tienen que morir a costa de terminar con ellos (refiriéndose a “los de Hamas”), entonces es justificado hacerlo. Si hay personas de organismos internacionales que se interponen en ese camino, entonces también es justificado que mueran. Además las Naciones Unidas dejan que desde sus instalaciones se hagan disparos contra los israelíes. Nosotros después del holocausto nos levantamos solos y después de eso nadie nos va a molestar”.

Después de leer esas líneas hice un par de preguntas sin otra intención que la de sacar más información. Al final de la conversación escribió:
“yo estuve ahí, fui soldado del ejército israelí y estuve en la frontera por tres meses. No había ataques, pero sé de lo que son capaces.” En ese momento, le pedí que nos viéramos. El fin, saber qué sentía y qué siente, qué piensa y porqué lo piensa, que me diga su parte de la historia y eventualmente ver si realmente la teoría de Goldhagen se puede aplicar en este caso.

Como fue un día lleno de ideas, todas en torno a la guerra, la degradación del derecho internacional, la necesidad de un nuevo orden legal mundial, del status de las agencias especializadas de las Naciones Unidas y todas esas cosas que me hicieron sentir frustrada, impotente e indignada, seguí recordando. Una persona que admiro en exceso, me hizo una pregunta hipotética relacionada con el tema hace una semana. Qué harías si tuvieras por unos minutos el poder total para resolver el conflicto israelí- palestino. Eventualmente le regresé la pregunta. Su respuesta, quedó grabada en mi mente: “yo le daría más poder a la ONU”. Hasta el momento es una respuesta muy sensata y creo que sería de mucha utilidad que escribiera algo sobre esa aseveración. Entretanto, no podía dejar de pensar en aquellos “aid workers” asesinados y la frustración de otros “aid workers” por la decisión tomada por la ONU, así como en las personas inocentes que sufren los estragos de la guerra y las decisiones que tienen que tomar los organismos internacionales por la falta de cumplimiento del derecho internacional humanitario existente, mismo que se tiene que replantear.

Hoy, de nuevo, me siento indignada. Mientras trato de leer un documento del Foro Económico Mundial sobre los Principios para hacer frente al Cohecho, no dejo de pensar que ante los conflictos, las masacres, la violación flagrante a los derechos humanos, el sufrimiento humano y todas esas cosas por más escabrosas que pasan en el globo, sólo puedo sentir indignación y repulsión pero no puedo hacer absolutamente nada detrás de un escritorio. Es en estos momentos en que me doy cuenta que el mundo necesita de seres humanos que no sólo se indignen ante los sucesos, sino personas que actúen. Eventualmente, quiero ser una de esas personas.

Post original en My Notes en  Facebook, 10 de enero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s